Feliz 2013

Me cuenta un conocío mío, que es mu ilustrao, que a la manía con eso del trece se le llama triscodecafobia. Ni más ni menos, manda huebos. Y como se las da de erudito y de relamío, me dice también que los Madriles ni hay línea 13 de autobús ni la hubo de tranvía. Que en Italia no existe la cifra susodicha en la lotería. Y que en los Estados Unidos, los de la América del Norte, los edificios pasan del piso doce al catorce, que digo yo que mirando desde la rue se podrá contar hasta trece, que no habrá un hueco en medio como un estómago en ayunas. O sí, que estos yanquis deben estar locos

.

Éste, el Jose, yo creo que leer, será mu leído, pero que el metabolismo no le da para meterlo tó en la sesera. Vamos, que entre la vista, el cerebro y la muá hay algo que se le bloquea. Que nadie está diciendo que de trece en la última cena no la palmara uno, Dios me libre de decir lo contrario. Pero, coño, que fue el único que resucitó. Y eso no es moco de pavo. Mala suerte los otros doce, que se fueron al hoyo sin remedio con más o menos premura.

Así que un servidor, con mi respeto pero también incomprensión hacia los (cojo aire) triscodecafobos, se ha plantao en que en este año que viene toca resucitar, que de ir cuesta abajo ya vamos teniendo agujetas en las corvas. Ojalá que vuestras visitas al matasanos sean sólo pá prevenir, y que la bolsa llena de reales, la buena fortuna y los amores achuchaos os acompañen a tós, incluso a los trisco….. leñe, a los maniáticos esos.

FELIZ AÑO 2013

Published in: on diciembre 31, 2012 at 8:20 am  Comments (2)  

Reflexiones sobre Frankfurt

Hace un par de semanas regresé de la Feria del Libro de Frankfurt, el evento editorial más importante del mundo. Cualquier dato que os pueda dar sobre ella cruza la frontera de lo superlativo. En 2010, maś de 7.500 expositores procedentes 111 paises se han repartido ocho abarrotados pabellones con una superficie total equivalente a 30 campos de fútbol. Los tres primeros días, reservados exclusivamente a profesionales, la Feria ha recibido 150.000 visitantes. CIENTO CINCUENTA MIL EDITORES, LIBREROS, AUTORES, AGENTES, TRADUCTORES, DISEÑADORES… Y el fin de semana, compartido el público en general, con nuestros amados lectores, ciento veinte mil visitas más.

Pero la Feria de Frankfurt es mucho más que todo eso. Es la torre de Babel encuadernada, un hipermercado de derechos regateando como en Estambul y una enorme estación en hora punta en la que todo el mundo llega tarde. Es una maratón de reuniones cada media hora, un idilio con un par de zapatos viejos y comer unas salchichas mientras corres por las escaleras mecánicas. Un constante desafío para juanetes y coronarias.

Aún así, en la puerta de al lado del infierno comienza el paraíso. Platós de televisión emitiendo en directo entrevistas con autores, caras sonrientes de cualquier raza y color, culturas recónditas impresas en cuatricromía, amigos de todo el mundo que vuelves a encontrar, libros, libros y más libros. Millones de libros. Y entonceses cuando compruebas que el inglés es la “lingua franca” de los negocios, pero que, si hay voluntad de hacerlo, uno acaba entendiéndose en media docena de idiomas, aunque sea en chino y por señas.

Creo que ya son nueve las veces que he ido a Frankfurt y siempre regreso exhausto. Abatido por el cansancio, desde luego, pero ahíto de sensaciones. Sobre todo por la certeza de que el mundo editorial está vivo y de que la próxima vez seguiré con la agenda llena. También vuelvo con la amargura, como cada año, de no haber disfrutado del invitado de honor. Este año era Argentina, según la organización el invitado más literario de los últimos años. Es decir, poco folklore, pero muchas actividades trufadas de editoriales, autores y agentes. El año que viene, debe ser por el contraste, el invitado de honor será Islandia.

Todos los que amáis (amamos) los libros o, simplemente, aquellos que quieran tomarle el pulso al mercado mundial, tenéis una cita en Frankfurt.

Columna de opinión incluída en el programa Calaix de Llibres, de Radio Silenci – La Garriga

Published in: on octubre 28, 2010 at 8:51 pm  Comments (2)  

Este otoño caen menos hojas

Hace más o menos un año, poco antes de las ferias profesionales más importantes del mundo de la edición, el otoño se presentaba triste para el mundo del libro. Al menos para lo que todos entendemos como libro. Con la prevista invasión de los lectores electrónicos, las páginas de nuestros queridos tomos, ya se agruparan en rústica o en tapa dura, empezaban a aletear mustias bajo el viento, previendo un temprano e inevitable óbito. Los editores, albaceas del conocimiento almacenado en la pasta de celulosa, lloraban en los preparativos del funeral sin tener preparado el traje para las galas del bautizo del recién llegado.

La rimbombante, y añeja, galaxia Gutenberg estaba a punto de zambullirse en un catártico remolino y todos nos olvidamos de golpe de cómo nadar.

Ahora nos engulle un nuevo Octubre y las trompetas del fin del mundo parecen sonar más lejanas. Hemos gastado tanto tiempo hablando, y escribiendo, del formato electrónico que hemos hecho del tema un compañero de viaje cansino. Tiempo que, por otra parte, tal vez no merecía.

La oferta de lectores se ha estabilizado y solamente los amigos de la manzanita mordida, con su marketing avasallador, han alegrado algo el patio. A pesar de su crecimiento exponencial (lógico partiendo de cero) finalmente, hay menos incidencia del contenido electrónico de lo que se pensaba hace unos meses. Por un lado, la oferta legal de contenidos sigue siendo ínfima y a precios muy cercanos al libro en papel. Por otro, la tecnología, cual Saturno, acaba engullendo a sus hijos, haciendo que tanto los aparatos lectores como los formatos de los contenidos queden obsoletos en poco tiempo. Pero no nos engañemos, el libro digital no ha venido de visita, si no para quedarse. En el teléfono, el ordenador o una pantalla de tinta electrónica, habrá público que lo demande. Y cada vez más.

A pesar del oscuro paisaje del año anterior, la situación ha servido para que los distintos componentes del mercado del libro se arremanguen para pasar el plumero a sus convencionalismos, algunos casi centenarios. Basta con mirar los programas de actividades de las ferias profesionales del trimestre. En el Liber de Barcelona, en Frankfurt y en Guadalajara se confirma la tendencia imparable de ponerse al día, de estrenar ropa nueva. Impresión y distribución de libros bajo demanda, utilización de herramientas 2.0 para la promoción, integración de nuevos formatos en bibliotecas, revisión del papel del distribuidor en un entorno digital, el autor frente a las nuevas posibilidades del mercado…

Y, por supuesto, también contenidos electrónicos.

En definitiva, un sector que se está reinventando para seguir creciendo, en la que cualquier propuesta puede ser válida si consigue mejorar y agilizar las estructuras. Un sector que ya es consciente de que el libro, aún siendo papel, puede ser mucho más que eso. Un sector que ha olvidado, en solamente dos o tres años, su pasado inmovilista y estático. Un sector en el que tecnología ya no es sinónimo de enemigo. Y, por encima de todo, un sector en el que el sufrido lector, el que compra los contenidos que editamos, nuestro cliente, ya es, gracias a la red de redes, parte activa del proceso.

Este otoño hay razones para pensar que de nuestros libros caen menos hojas. Y es que parece que, plagiando groseramente un viejo axioma de la física, es la hora de decir que el libro ni se crea ni se destruye, sólo se transforma.

Artículo publicado en Culturalia (Octubre 2010)

Published in: on septiembre 24, 2010 at 6:29 pm  Comments (2)  
Tags: ,

Biblioteca Nacional de España: una decisión vergonzosa

Hoy he tenido noticia de la decisión del Gobierno de rebajar la condición de la Biblioteca Nacional de España de Dirección General a Subdirección General (vía El Pais). Esto, que a la mayoría puede parecernos algo banal, es un auténtico atropello para las personas que dirigen esa institución y para todos los usuarios. Conlleva una menor autonomía de gestión, menos control sobre sus presupuestos y un evidente menoscabo de la reciente trayectoria de la Biblioteca. Desde que aterrizaron sus actuales dirigentes, entre las que destaco a Milagros del Corral y Pepa Míchel, la BNE ha pasado de ser un reducto de filólogos e investigadores (algunos muy poco honrados) a convertirse en un espacio cultural abierto para los ciudadanos de a pie, tanto por sus actividades y exposiciones como por la accesibilidad a muchas de sus joyas bibliográficas.

En un país en el que sobran Ministerios inútiles, un país donde distintos organismos públicos, muy bien dotados económicamente, se solapan unos a otros en atribuciones, un país en el que el Ministerio de Cultura parece una oficina de relaciones públicas para lavar la imagen de su titular, es un auténtico escándalo que se intente recortar el gasto en una de las instituciones que más y mejor han sabido defender y rentabilizar su cometido.

Y quizá lo más vergonzante es que se haya querido cerrar bocas ofreciendo a su actual directora, mi admirada Milagros, un contrato de alta dirección. En Moncloa no saben con quién se la juegan, como en otras muchas cosas. No solamente lo ha rechazado, si no que por dignidad y compromiso con su gente, anuncia que dimitirá si no se corrije la situación.

Desde este modesto blog todo mi apoyo para Milagros del Corral y su equipo, que han conseguido que una Institución con casi 300 años de antigüedad se convierta en algo dinámico, moderno y adaptado al mundo 2.0 sin perder ni un ápice de seriedad y rigor en su labor fundamental.

Published in: on mayo 5, 2010 at 12:07 pm  Comments (1)  
Tags: , , , ,

Nuestra aportación al DÍA DEL LIBRO: El cuento twittero

Hace un par de días pusimos en marcha un modesto, pero creo que divertido, proyecto para el Día del Libro 2010. Entre un manojo de usuarios de Twitter empezamos a escribir un cuento colectivo,  con pequeñas aportaciones de cada uno de nosotros. El resultado está más abajo. Pero antes, quiero hacer mención a todos aquellos que han puesto sus palabras en él:

maricruzpacheco

Antonio Domingo

Pherko

Tintaalsol

 Cosechadel66

 Alicia Cañellas

AnnaCampoy

DjaneSeiren

 mercur_io

Jose Angel F.

 toulux

skiken

 Belisa

Belén Sánchez

Erronkari

josepascua (tuve el placer de empezarlo y terminarlo)

Sin todos vosotros no habría sido posible.

CUENTO TUITERO 2010

Salió con las ojeras de siempre, pero adornado con una sonrisa. Los tenderetes ya estaban puestos. El colorido le deslumbró, pero no fue suficiente para detener su andar. Estaba decidido, era hoy el día. Nunca había tenido una sensación de vértigo similar y sus pupilas le delataban, fijas en un punto, tratando de no moverse para evitar el mareo. Aún así la angustia persistía tras comprobar que no había perdido habilidades. La ancianita que pasó junto a él creyó que abría el coche con una llave y no con una ganzúa.

Desde el balcón, una niña le perseguía con la mirada, y pudo observar la caída inesperada de la anciana junto a él. ¡Pobre niña! Se dio un tremendo susto y se puso a llorar… Entró en la casa para avisar a su madre y sus miradas se cruzaron, había una conexión extraña, como si ella le quisiera decir algo, que no entendía. Pero se hacía tarde y, sin darle tiempo de explicar, su madre ya iba escaleras abajo, peinándose el cabello con las manos y cerrando la puerta tras de sí. Regresó al balcón mientras su madre devoraba escalones hacia la calle.
La anciana seguía en el suelo y no parecía haber forma de incorporarla. Él se asustó. Intentó recordar lo que había aprendido tiempo atrás: comprobar pulso, respiración… ¿qué más? Se preguntó por qué recordaba cosas insignificantes, y olvidaba información que podía ser crucial. 
Supo detectarlo: era el inevitable vértigo que le atenazaba en esos contados momentos en los que uno sabe que acaba de cruzar el Rubicón. Sabía que no debía quedarse allí y sin embargo, al ver a la mujer salir corriendo del portal y acercarse a la anciana caída ya no pudo pasar desapercibido. La mujer de brillantes ojos grises le acució para que le ayudase a llevar a la anciana al hospital. No podía hacer el puente al coche sin que los presentes se percatasen, así que decidió sacar al aire su personalidad solidaria para ocultar aquella otra que moría de ganas por usar la ganzúa.

La anciana emitía leves quejidos y trataba de incorporarse trabajosamente.

“Hay que llevarla al hospital, tengo el coche aquí mismo”, le dijo a la mujer de los ojos grises, incrédulo de sus propias palabras. De repente, el ulular de una sirena, tantas veces odiado, le había salvado. Una ambulancia torcía en la esquina dirigiéndose hacia ellos. La gente seguía acercándose, él quería irse pero la mujer le retuvo.

Mientras, la niña del balcón llamaba por teléfono: “¿Policía? Sí, quisiera denunciar a una persona, sí, es una vieja, o sea, una señora mayor”

“¿Donde están tus padres?” preguntó el policía extrañado ante la llamada. “Mi madre ha salido, pero le he dicho que hay una vieja mala, la veo desde el balcón y le ha robado algo del bolso a mi mamá”, explicaba la pequeña cada vez más enfadada. “Muy bien, cielo, cuando venga tu mami, dile que nos llame”. La niña colgó con mal genio, harta de que nadie le hiciera caso.

Mientras tanto, en la acera, la vieja ya estaba sobre la camilla y, con un rápido movimiento, los enfermeros la subieron a la ambulancia. Según se alejaba el ruido de la sirena, empezó a tranquilizarse el fracasado ladrón de coches. “Ha sido gracias a usted, usted ha salvado a la señora”, le dijo la mujer de ojos grises. “No ha sido nada, usted hubiera hecho lo mismo”, contestó él. Se despidieron con una larga mirada y una sonrisa. No volvieron a verse.

En la ambulancia, la anciana sacó algo de debajo de la rebeca negra. El enfermero se interesaba por ella sin dejar de vigilar los monitores. Ella miró lo que había cogido del bolso de la mujer. A duras penas pudo leer las letras de la portada. “Cuentos sobre naturales. Carlos Fuentes”. Silenciosamente empezó a llorar. El enfermero reparó en ello. “Vamos, vamos, que no ha sido nada. Enseguida estará bien y podrá volver a casa. ¿Por qué llora?”. Ella le miró tristemente y dijo: “Es que no sé donde tengo las gafas”.

FELIZ DÍA DEL LIBRO A TODOS

Published in: on abril 23, 2010 at 7:54 am  Comments (16)  
Tags: , ,

EL CUENTO TWITTERO YA ESTÁ AQUÍ

Bueno, pues empezamos. He pensado que para evitar líos con los tweets, vamos a hacerlo más sencillo.

A ver, tomando como ejemplo los dos primeros, @josepascua escribe un comentario aquí con sus 100 caracteres. Cuando termine, manda un mensaje por Twitter al siguiente, @maricruzpacheco, con este texto:

@maricruzpacheco #cuentotuitero TU TURNO http://bit.ly/9UlewP

Mari Cruz pincha el enlace y escribe su continuación de la historia con otros 100 caracteres, y al terminar escribe su mensaje al siguiente de la lista

@AntonioDomingo #cuentotuitero TU TURNO http://bit.ly/9UlewP

y así sucesivamente. Suena un poco infantil, pero es mejor explicarlo despacito. Es importante que solo cambiéis el nombre de vustro sucesor al escribir, respetando el resto del mensaje.

También de esta forma, si alguien se pasa un poco de los 100 caracteres (licencias literarias y cosas de escritores, jejeje), no pasa nada.

La lista de los apuntados es la siguiente:

  • @josepascua
  • @maricruzpacheco
  • @AntonioDomingo
  • @acanelma
  • @absanchezf
  • @paoladamont
  • @DjaneSeiren
  • @joseangelfornas
  • @tintaalsol
  • @serra
  • @toulux
  • @dlopezmirantes
  • @mystra74
  • @sorayapa
  • @J_bibi2
  • @no llueve
  • @mercur_io
  • @skiken
  • @chicainoportuna
  • @cosechadel66 (no ha dejado comentario pero me ha pedido que le apunte)

Y AHORA, A ESCRIBIR!!!!! EN CUANTO ESTÉ TERMINADO, LO ORDENAMOS Y HACEMOS UN POST CON EL TEXTO COMPLETO PARA QUE LO PODÁIS MOVER A VUESTRO ANTOJO.

Un abrazo para todos y muchas gracias

Published in: on abril 20, 2010 at 8:13 pm  Comments (26)  

Día del libro 2010. Hágamos un cuento twittero

Se me ha ocurrido que para celebrar el día del libro, y en paralelo a la noche de los libros, el día de Sant Jordi y demás eventos, podríamos hacer un cuento a partir de mensajes de Twitter.

La mecánica es muy sencilla. Nos apuntamos en comentarios a este post hasta las diez de la noche de hoy, 20 de Abril. A partir de esa hora, y por riguroso orden de inscripción, vamos componiendo el cuento a retales de 100 caracteres. ¿Por qué no 140? Porque se necesita espacio para que quién escribe pase el turno al siguiente twittero inscrito. Algo así como:

“Acabó de cortarse las uñas de los pies y buscó sus mejores calcetines negros. @siguiente”

Reglas:

1- Hay que expresarse perfectamente, sin faltas de ortografía ni abreviaturas. No hay tiempo para editar todo lo que escribamos.

2- Hay que comprometerse en serio. Si te apuntas es porque vas a escribir. Un fallo en la cadena puede arruinar el proyecto. Intenta estar conectado esta noche.

3- Los que os queráis apuntar, tenéis que dejar un comentario en este post, con vuestro ID de twitter, hasta las 22,00 horas de hoy. A partir de las 22,30 horas empezamos a escribir.

LA HORA REFLEJADA ES LA HORA DE ESPAÑA (en concreto de Madrid)

4- A esa hora crearé un nuevo post dando el pistoletazo de salida. Dejad una copia de vuestra colaboración al cuento en ese nuevo post. Así podremos luego juntarlos todos.

5- Todos los que formáis parte de este cuento, incluido yo mismo (por supuesto), renunciamos a cualquier tipo de derechos. Esto es una simple travesura informática para celebrar el día del libro 2010.  Lógicamente, cuando el cuento esté terminado, todos tenéis derecho a difundirlo libremente.

No se me ocurren más cosas, así que lanzo ya el post.

Published in: on abril 20, 2010 at 12:04 pm  Comments (24)  
Tags: , ,

Sobre el manifiesto contra el Ministerio de Cultura

Hoy me voy a vestir de bloguero y de internauta.

Durante todo el día de ayer (y aún hoy) hubo mar de fondo en la red contra el proyecto de nuevas medidas legislativas del Gobierno en lo relativo al universo digital. Varias de las propustas (cierre de portales P2P, restricciones de acceso a determinados contenidos e incluso cancelación de conexiones particulares a internet) llevaron a la redacción de un manifiesto que ha dado mucho que hablar, Podéis leer más sobre esto en Medios y Redes, en Weblogs o en Microsiervos, entre otros.

Tanto se ha alborotado el patio que la Ministra de Cultura, González Sinde, se ha reunido esta misma mañana con una pequeña comisión de blogueros, internautas y empresarios de la red. Al mismo tiempo, Leire Pajín, en nombre del Gobierno, se ha apresurado a decir que no se han explicado bien y que están dispuestos a abrir una ronda de consultas para aclarar las medidas que quieren poner en práctica.

La cuestión básica es qué hubiera pasado si no hubiéramos hecho tanto ruido, si hubiésemos tragado con unas leyes que obvian el control judicial y que dejan a los usuarios de la web sin garantías juridicas de sus derechos fundamentales. Ya veremos como acaba ésto, pero nadie nos va a callar y vamos a hacer que nos escuchen.

El problema de fondo es otro muy distinto, que me gustaría exponer en varios puntos:

1- Las obras culturales (música, cine y ahora librosI, como miles de otros productos y servicios, están presentes en la red. Pero la piratería no nació con ellos. Los programadores y comercializadores de software y videojuegos saben de qué hablo.

2- La gran mayoría de distribuidores y comercializadores de este tipo de contenidos pecaron (y siguen pecando) de una soberbia extrema cuando se les habla de la red como mercado. Obviaron la capacidad de demanda de un entorno global, insistiendo en sistemas y soportes de comercialización ajenos al día a día de los consumidores. ¿Como puedes pedirle a un cliente potencial que cargue con un disc-man cuando su mp3 pesa 15 gramos? Si nadie proveé los contenidos, alguien lo hace.

3- Muchos músicos, autores e intérpretes se manifiestan, con toda la razón de mundo, contra la piratería de sus obras en la red. Me gustaría saber cuántos de ellos se han dirigido a sus discográficas para exigir que sus canciones fueran comercializadas de forma digna, y masiva, en la red. Y que les pidieran también explicaciones de por qué Apple, en iTunes, ha sabido hacer lo que su discográfica no hace, salvaguardando rentabilidad, calidad y derechos de autor.

4- Algo similar ocurre con los distribuidores de cine. Por unos pocos euros habría miles de descargas para poder ver una película, con la calidad Y LA PUBLICIDAD fijada por el distibuidor. Las copias del top-manta y muchas de las descargas ilegales en la red son deleznables en cuanto a calidad de audio y visionado. La gente que no va al cine tiene sus motivos (económicos, comodidad, distancia…) Ponles el cine en casa y dales calidad e inmediatez. La diferencia con el fútbol de pago es que hay ideas para rentabilizar el negocio en cualquier canal. Yo quiero ver un estreno el día del estreno, y no quince meses después con 50 minutos de anuncios. Pero si no hay oferta, la demanda buscará soluciones.

5- Y ahora nos quedan los libros. La experiencia de los demás sectores culturales solamente ha servido, de momento, para que los editores anden preocupados en como blindar sus productos contra la piratería. Soy propietaario de uno de los nuevos lectores digitales. Me parece un complemento estupendo a la lectura en papel, con sus ventajas e inconvenientes. Paradójicamente, puedo encontrar, y pagar, centenares de miles de libros en inglés en formato digital. Y comercializados EL MISMO DÍA QUE LA COPIA EN PAPEL. Si intento hacer lo mismo con un libro editado en España, se me queda cara de zahorí en Atacama. Nada. Escarbando un poco en la superficie del buscador, llegaré a copias piratas, archivos escaneados o borradores sin revisar. En definitiva, mala calidad e ingreso cero para quién legalmente lo merece. Los almacenes de los fabricantes de dispositivos de tinta electrónica están abarrotados y llegarán de forma masiva en meses. No caigamos en el error de la música pensando que solamente hay un soporte válido. Si los editores no saben llenar estos libros electrónicos, lo harán los usuarios.

Después de todo lo anterior, lo que me gustaría dejar claro es que creo en los derechos de autor y en su remuneración. Escribir es parte de mi actividad diaria, me hace sentirme vivo y, modestamente, me considero autor. Sería un orgullo que alguien pagara por mi trabajo en cualquier lugar del mundo. Pero no puedo pedir que me lean si ni tan siquiera les dan la oportunidad de comprarlo en la forma que ellos prefieran.

Published in: on diciembre 3, 2009 at 12:25 pm  Comments (1)  
Tags: , , , ,

Entrevista en El Mundo “José Pascua Con Mucha Cara”

No iba a poner este post, pero teniendo en cuenta que mis colegas de Bubok ya han hecho circular la entrevista, voy a hacerlo. Esther Alvarado, una encantadora, en todos los aspectos, reportera de El Mundo, me hizo la entrevbista. Y Antonio Heredia se encargó de hacer las fotos, de las que seleccionaron ésta. Os paso el enlace directo a la página. Se admiten todo tipo de comentarios, incluso positivos. 🙂

Published in: on abril 1, 2009 at 6:05 pm  Comments (1)  
Tags: , , , ,

Entrevista en el S-TAS 09 “Innovación para el empoderamiento de la ciudadanía”

En este enlace podéis ver la entrevista que me hicieron en el S-TAS 09, en Málaga. Un evento realmente interesante, celebrado los días 25 a 27 de marzo, que acerca las empresas tecnológicas al mundo real. Se pueden ver el resto de entrevistas en el videoblog creado al efecto por Agora News, agencia de prensa oficial del congreso. Compartí mesa redonda con:

– Jorge de la Hidalga, responsable de Infoprision, un portal pensado para ayudar y orientar a las personas que están en prisión y sus familiares. También es el creador de blog El cielo desde un cubo.

– Millán Berzosa, director de comunicación de Comunitae.com , pensada en los prestamos yla financiación entre personas. Además es el organizador del evento Café y Finanzas.

– Óscar Espiritusanto, fundador de PeriodismoCiudadano.com y presidente de la Asociación Comunicación Ciudadana (comunicaciónciudadana.org), que tiene como finalidad genérica la promoción, fomento e impulso de todas aquellas medidas que contribuyan al desarrollo de la comunicación ciudadana, y especialmente de sus mejores usos sociales y personales.

– Pedro Cluster, creador del blog Indigencia, dedicado a dar voz, imagen y presencia en la web a los sin techo, de los que él mismo fue uno de ellos.

Y la coordinación corrió a cargo de Nuria Castejón, del Observatorio de la Cooperación Universitaria para el Desarrollo (OCUD). Os incluyo una entrevista.

Y nada hubiera sido posible sin la perfecta organizacion de Cibervoluntarios, personalizados en Yolanda Rueda y Adrien Mangin.