PAPA NÖEL: Justificar lo injustificable

Hoy he podido ver un reportaje que me ha llenado a la vez de incredulidad y de indignación. El tema del que trataba era el proceso de selección que una empresa de trabajo temporal hacía para un puesto de Papá Nöel. Lo de temporal suena a lógico. No me imagino un Papá Nöel en la Semana Santa de Sevilla, por ejemplo. Pero las pruebas del proceso de selección iban más allá de lo razonable para un gordito vestido de rojo y con barba blanca. Una semblanza de los candidatos se puede en la web de El Periódico. Pero lo realmente alucinante de las imágenes emitidas por TVE es cuando nos muestran las pruebas del proceso de selección. Hay una dinámica de grupo con este planteamiento: “En este momento dejáis de ser lo que sois y sois un comando militar. Tenéis como objetivo la voladura de un puente enemigo…” Joer, que duro es ser Papá Nöel en estos días… Y lo triste es que se supone que la reacción a semejante hipótesis es lo que decide si el candidato en cuestión está capacitado para desarrollar el puesto. Una buena barriguita, una voz cariñosa, una risa bonachona, saber tratar a los niños….. ¡GILIPOLLECES! Lo importante es saber como combatir siendo parte de un comando a la hora de tomar un puente enemigo.

Lo más triste, que sería gracioso si no fuera por lo patético de la situación económica de los candidatos, es que la persona que los evalúa justifica la mecánica de la selección para calibrar si los aspirantes están capacitados para aguantar la presión. Hay veces, querida “cazadora de héroes navideños” que uno no puede inventar la rueda para dar verosimilitud a sus acciones. No mencionaré la empresa, pero si alguna vez puedo elegir, ellos no realizarán ningún proceso de selección que dependa de mi.

No hay peor borracho que el que inventa su vida y bebe para olvidarla.

Published in: on diciembre 22, 2008 at 12:06 am  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

Aprender en cabeza ajena

Hoy estuve en la copa de Navidad de la Fundación BBVA. Por más veces que voy, y creo que van siete u ocho, nunca me aburro. Y eso que esta vez había un concierto de música clásica con un cuarteto de cuerda. No es que me disguste, pero a pesar de los excelentes intérpretes, tenía ganas de poder empezar a charlar en alguna de las pequeñas tertulias que se forman compartiendo un canapé.

En mi caso, esta vez tuve mucha suerte. Además de compartir conversación con Angel María Herrera, mi colega en Bubok, y con Luis Collado, la cara más amable de Google Books en España, tuvimos un buen rato con la gente de publicaciones de la Fundación, Cathrin y Diana (que guapas iban). Y una más que fructífera charla con un potencial cliente del que espero poder escribir mucho en breve. De momento, como podréis entender, mejor no decir nada hasta que las cosas estén hechas.

El título de este post viene a colación de lo siguiente: en estos días están cerrándose negocios que empezaron hace semanas e incluso meses. De repente toda una maraña de negociaciones multibanda empiezan a cobrar forma en la cuenta de resultados. Esa paciencia de la que carezco es lo que nos ha llevado hasta aquí. Por eso tengo que aprender del resto del equipo, de su confianza en que el trabajo bien hecho acaba dando resultados cuando menos lo esperas.

Es un orgullo ser titular en este equipo. Y seguro que marcaré muchos goles.

Para terminar, dos cosas nuevas que he aprendido hoy. Una, ya sé lo que es un archilaúd. Y otra mucho más importante: NUNCA TE VAYAS DE UNA FIESTA SIN DISFRUTAR DE UNA FUENTE DE CHOCOLATE!!!!!!

Published in: on diciembre 18, 2008 at 12:12 am  Comments (1)  
Tags: , , , ,